Un Sitio Popular Para La Mujer Moderna, Lo Que Ayudar√° A Cualquier Mujer Sovoyu Cambiar La Vida Para Mejor

Su virginidad vista por él.

Su virginidad vista por él.: como

Un ni√Īo quiso escribir sus ideas y opiniones sobre la virginidad femenina y c√≥mo la experimentan las ni√Īas.

Su virginidad vista por él.

Recibimos y publicamos una carta de uno de nuestros lectores que trata el delicado tema de la virginidad femenina desde el punto de vista inusual de un ni√Īo:

En primer lugar, me gustar√≠a felicitar a los curadores del sitio por la seriedad y la gran sensibilidad con que se abordan ciertos temas delicados, ser√≠a dif√≠cil hacerlo mejor, independientemente de la situaci√≥n. perspectiva puramente femenina. Soy un chico de 20 a√Īos que se top√≥ con Girlpower casi por casualidad. No niego que, en primer lugar, fui incapaz de resistir la tentaci√≥n de echar un vistazo, no sin un indicio de malicia, sino de arrepentirme completamente de lo que se dijo al principio. Me sorprendi√≥ especialmente el discurso de Diana, que me parece que describe la condici√≥n en la que, desgraciadamente, el adolescente de hoy se ve obligado por el sexualidad depredadora Eso, latente o no, nos une a todos los chicos. Sin embargo, estoy convencido de la absoluta desigualdad entre los impulsos sexuales masculinos y ellos. perpetraci√≥n ingobernable. Es tan humillante para m√≠ como para los desafortunados e involuntarios protagonistas de estos. manifestaciones de incivilidad tomar nota de c√≥mo a veces un hombre no sabe ser due√Īo de s√≠ mismo. Lo que siento seguir mis disculpas en nombre de aquellos, entre los individuos masculinos, ser√≠an incapaces de abusar de una persona semiconsciente joven, es un consejo, o m√°s bien una opini√≥n (querer evitar que la m√≠a se interprete como palabras de suficiencia). Creo que hoy en d√≠a, desea la mala influencia ejercida por ciertos fen√≥menos medi√°ticos, ya sea por el aspecto menos edificante de la carrera imparable (y absolutamente positiva, no me malinterprete) para progresar, ya sea demasiado sincero de las mujeres j√≥venes la necesidad de deshacerse de lo Diana se define con un t√©rmino incomparablemente apropiado para la forma en que se percibe err√≥neamente "un peso". A los ojos de una persona madura. la perdida de virginidad no puede ser una medida de la emancipaci√≥n de la mujer, en todo caso, en la medida en que uno ve en ella los medios para ganar consideraci√≥n por el otro sexo (¬°mal!), es una indicaci√≥n de su subyugaci√≥n psicol√≥gica incondicional a una idea m√°s bien t√≥rrido y triste de la sexualidad, t√≠pico del universo masculino. La emancipaci√≥n del lat√≠n "emancipareo", es decir, liberarse de la patria potesta, por su propia definici√≥n, indica el acto de liberaci√≥n de un poder que nos domina y nos oprime, desde un estado de inferioridad y temor, La conquista de la propia autonom√≠a. y el respeto de la comunidad. Pero, ¬Ņc√≥mo exigir el respeto de alguien a cuya voluntad, aunque no sea del todo consciente, est√° sujeta sin reservas al puro deseo de obtener las atenciones? C√≥mo esperar que en una siembra de autosottomissione ¬ŅPuede seguir una cosecha de amor y consideraci√≥n en el lado masculino? La √ļnica manera de ganarse el respeto de los dem√°s es tener autoestima y consideraci√≥n, tambi√©n del propio cuerpo: solo as√≠ se sentar√°n las bases para una relaci√≥n de amor bidireccional, capaz de gratificarnos no solo desde el punto de vista sexual. La validez de mi discurso caduca cuando las aspiraciones de uno se limitan asatisfacci√≥n sexual (otra opci√≥n que es absolutamente leg√≠tima tanto para el lado femenino como para el lado masculino si se implementa con el consentimiento mutuo), pero me pareci√≥ entender, tambi√©n reflexionando sobre las experiencias de amigos y conocidos, que a menudo el problema en cuesti√≥n era el problema. necesita sentirse amado. La virginidad de s√≠ misma, como puede ser apreciada ego√≠stamente por el hombre como un antiguo s√≠mbolo de pureza del amado y un signo de la exclusividad absoluta de su relaci√≥n, no constituye un valor, sino que es indicativo de las aspiraciones que una ni√Īa tiene hacia Del otro sexo, de lo que se espera de una relaci√≥n. Valorar la virginidad de uno es creer en estima mutua Y en el amor metaf√≠sico como pilares de una relaci√≥n. Por esta raz√≥n, creo que la opci√≥n de quedarse (tal vez por un largo tiempo si es necesario) no es propicia, de usar jerga, "perdedor", sino que representa una fuente de inter√©s y garant√≠a de seriedad para ellos, y les aseguro que tambi√©n hay si nunca lo admiten (no por casualidad yo uso un seud√≥nimo:-P), ellos a su vez quieren enfocar una relaci√≥n en la autenticidad de los sentimientos en lugar de hacerlo ensexualidad seca. Por esto no pretendo proclamar una masoquista y anacr√≥nica propaganda mon√°stica, solo digo que si es realmente el amor que uno est√° buscando, ser√≠a una opci√≥n m√°s sabia y fruct√≠fera resaltar las cualidades personales de uno en lugar de producir un desempe√Īo prematuro. La priorizaci√≥n cronol√≥gica del sexo a las pruebas de amor mutuo no es la forma de practicar para construir una relaci√≥n s√≥lida: ¬°el orden debe invertirse!

Veo el sexo como el medio para demostrar físicamente nuestro amor y nuestra gratitud a la persona que nos ama y que nos hace sentir especiales, para dar sustancia a los sentimientos que nos mantienen cautivados, no como la esencia del amor ni como los medios para alcanzarla o inducirla en aquellos que no nos consideran.

Espero que mi artículo sirva como punto de partida para la reflexión de aquellos que desean ahorrarse decepciones dolorosas.
En cualquier caso, me gustaría especificar que en el presente me he limitado a expresar mis pensamientos sobre un tema que es particularmente cercano a mi corazón, sin por esta razón juzgar indirectamente a aquellos que piensan de manera diferente a mí y sin sobre todo querer proponer una filosofía de vida o incluso un método seguro para lograr la felicidad: de respuestas o verdades absolutas que nunca he tenido ni nunca tendré.

Lexx85

Que piensas


Vídeo: Temores al perder la virginidad el hombre

ÔĽŅ
Men√ļ