Un Sitio Popular Para La Mujer Moderna, Lo Que Ayudará A Cualquier Mujer Sovoyu Cambiar La Vida Para Mejor

Sexo duro: "50 tonos" de mimos

Para el sexo rudo se entiende un conjunto de variantes sexuales más intensas, pero lo que diferencia al sexo rudo del BDSM es la codificación más baja y la improvisación mayor. Lo que debería unirlo, sin embargo, es el consentimiento de ambas partes.

Sexo rudo: porque a las mujeres les gusta cada vez más el sexo rudo

Nalgadas, náuseas, asfixia, bofetadas: estas son solo algunas de las palabras clave de sexo duro. Eso es un sexo un poco más duro. Ese sexo que hace apenas unos años ninguno de nosotros habría admitido soñar, pero que hoy en día se considera cada vez menos perverso y cada vez más deseable. Especialmente de las mujeres. pero ¿Qué estamos buscando realmente en el sexo duro?

50 tonos de rojo: tráiler y trama, es cuando sale.

El sexo rudo es un mundo diverso, que incluye prácticas muy diferentes. Abarcan desde las nalgadas "clásicas", realizadas con las manos descubiertas o con herramientas como la paleta y los látigos para dar nalgadas, hasta arcadas, hasta pasar a varias formas de estrés erótico más o menos extremo. En definitiva, hay algo para todos los gustos. Lo que diferencia al sexo rudo del BDSM es la codificación más baja y un mayor margen de improvisación. Lo que debería unirlo, sin embargo, es el consentimiento. Sexo rudo debe ser compartido y consensual; De lo contrario, no es diferente de la violencia sexual.

Imagínalo con otra mujer: ¿por qué nos gusta?

Algunos de ustedes se arriesgarán ante la idea de ser insultados y abofeteados durante el sexo, otros (probablemente un buen número) encontrarán la idea emocionante. El sexo rudo es, de hecho, una fantasía sexual cada vez más popular entre los mayores de 30 años, o entre mujeres con una sexualidad que puede considerarse maduro y consciente.
Pero ¿por qué el sexo rudo atrae tanto? Las explicaciones sociológicas y psicológicas ven a las mujeres, cada vez más emancipadas y activas, ansiosas por regresar, al menos entre las sábanas, a un papel pasivo, en el que el hombre se reapropia de sus características primitivas originales y, en cierto modo, salvajes. Listo para tomar lo que quiera, incluso por la fuerza.

¿De dónde viene el deseo de sexo rudo?

De hecho, la cuestión central sería precisamente el deseo, o más bien El placer que viene de ser deseado. Ardientemente deseado. Si, por un lado, nos tranquiliza la idea de tener a nuestro lado un compañero comprensivo, dulce y colaborador, nuestra parte más visceral parece, en cambio, desear un compañero mucho más "brutal". No es tan fácil de encontrar: los hombres, que se han acostumbrado a refinar sus caminos, a menudo se sienten confundidos y desestabilizados por peticiones como "azotarme" o "rascarme". En resumen, su pareja puede no tomar muy bien su propuesta inusual áspero.

Nunca quiere tener relaciones sexuales: las dudas de las mujeres y las posibles causas de la disminución del deseo masculino.

Si desea agregar un toque 'fuerte' a su esfera sexual, le sugerimos que comience con las prácticas más suaves (e incluso socialmente aceptadas), como las nalgadas, que apenas asustarán a su interlocutor masculino. Puede pedirle que lo azote mientras hace el amor, o que confíe con confianza en que le gustaría que lo llevara con más vigor. Si nos llevara a los dos, puede pasar a los siguientes niveles. Pero, recomendamos que siempre sea todo. ¡Seguro y consensual!


Vídeo: EL SEXO TRAS VER 50 SOMBRAS DE GREY


Menú