Un Sitio Popular Para La Mujer Moderna, Lo Que Ayudar√° A Cualquier Mujer Sovoyu Cambiar La Vida Para Mejor

La era "Bamboccioni".

La era

Los jóvenes ya no son tan jóvenes mantenidos por sus padres y que no abandonan el hogar: algunos se ven obligados a hacerlo, otros lo aprovechan. Mientras tanto, en Roma llegó un padre que denunciaba a su hijo por no tener que quedárselo más...

Bamboccioni: sigue viviendo con sus padres.

¬ŅRecuerda la noticia de hace unos a√Īos sobre el "gran beb√©" informado por su padre, quien le pide a la corte que no tenga que qued√°rselo m√°s? √Čl, de 36 a√Īos, estudiaba piano y quer√≠a ser musculoso, pero todav√≠a no hab√≠a tenido √©xito. Ni siquiera habl√≥ de otro trabajo, porque con la crisis no se puede encontrar a s√≠ mismo. Y as√≠, el padre, de setenta a√Īos y separado de la madre del ni√Īo, hab√≠a continuado durante a√Īos pag√°ndole el subsidio de mantenimiento mensual, que consist√≠a en una suma de 225 euros. Pero estaba cansado de la situaci√≥n y hab√≠a decidido ponerle un punto a esta situaci√≥n por medios legales.
El hecho de que una historia similar haya llegado a las salas de audiencias debe hacernos pensar, y nos muestra al menos que la situaci√≥n de toda una generaci√≥n, la que abarca aproximadamente entre 20 y 40 a√Īos, es muy cr√≠tica. El problema tambi√©n se siente fuertemente a nivel institucional: fue precisamente un ministro de econom√≠a, Padoa Schioppa, quien acu√Ī√≥ el t√©rmino "beb√©s grandes", refiri√©ndose a esa generaci√≥n de j√≥venes, ya no tan j√≥venes, que no van a vivir solos, y que a menudo todav√≠a son mantenidos por los padres.

La ratificaci√≥n de la gravedad del caso "bamboccioni" tambi√©n fue realizada por Istat, seg√ļn la cual m√°s del 70% de las personas de este grupo de edad a√ļn viven con sus padres. Algunos se ven obligados a hacerlo debido a dificultades econ√≥micas, otros siguen siendo los que tienen recursos financieros para conveniencia y ahorros, otros todav√≠a, desafortunadamente, nos marchan y aprovechan la disponibilidad de los padres sin hacer esfuerzos para encontrar su propia manera independiente. As√≠ que no solo las causas econ√≥micas, vinculadas a la crisis y la falta de empleo, sino tambi√©n culturales y educativas, en cierto sentido, porque quedarse con los padres se est√° convirtiendo, de alguna manera, en una excepci√≥n para dejar de avergonzarnos. ', pero una condici√≥n com√ļn y socialmente aceptada. Los primeros en no protestar son a menudo precisamente aquellos padres que aceptan continuar manteniendo econ√≥micamente a aquellos ni√Īos que ya no son ni√Īos durante varios a√Īos.

Yo neet

En otros lugares, el fen√≥meno ha sido estigmatizado con el nombre de "generaci√≥n nueva", que identifica a aquellos j√≥venes que declaran, sin complejos, "convictos convencidos". Los j√≥venes que se quedan en casa y viven sobre los hombros de sus padres sin tener excusas ni circunstancias atenuantes relacionadas con la falta de perspectivas y trabajo. Los j√≥venes que entran en el estudio, o se han dado por vencidos durante mucho tiempo, y que ni siquiera piensan en encontrar un trabajo (a veces con la excusa de que no se puede encontrar mucho). Los j√≥venes que no tienen un empleo real, no tienen deberes ni responsabilidades, y contin√ļan llevando una existencia sin perspectivas de futuro, vagando en un limbo que los satisface por el momento, y en el que creen que se quedar√°n, no se sabe hasta cu√°ndo. Las noticias de este tipo generan desd√©n en casi todas partes (como en los usuarios de nuestra comunidad). Sin embargo, seg√ļn los datos proporcionados por el Ministerio de la Juventud, los j√≥venes "convencidos inactivos" son alrededor de 700 000. En resumen: no son realmente cuatro gatos.

Bamboccioni - ¬ŅC√≥mo llegamos a esto?

¬ŅEs solo culpa de la crisis? ¬ŅO es que toda la sociedad, y las familias en primer lugar, se vuelven demasiado indulgentes y tienden a mimar a los j√≥venes de una manera poco saludable? ¬ŅTomar√≠a m√°s severidad? ¬ŅO tal vez bastar√≠an unas pocas migajas de buen sentido? Adem√°s, no es la primera vez que nuestro pa√≠s est√° en dificultades financieras. Piense en el per√≠odo de posguerra, los a√Īos anteriores al auge y la difusi√≥n del bienestar. Nuestros abuelos viv√≠an en un pa√≠s donde la pobreza estaba mucho m√°s extendida, y ciertamente no se revolv√≠an en oro. Quiz√°s ha sido el bienestar de las √ļltimas d√©cadas lo que nos ha ablandado y producido una generaci√≥n de d√©biles. Aunque no debemos olvidar que muchos j√≥venes sufren seriamente un contexto hecho de trabajos mal pagados, explotaci√≥n, cero garant√≠as y precariedad: todos los factores que ciertamente no hacen que sea f√°cil salir de casa, pagar una vivienda por su cuenta y mucho menos la voluntad de formar una familia por su cuenta.
En resumen, el tema de los "beb√©s grandes" no se puede subestimar, tanto que ahora se ha convertido en un eslogan. Pero m√°s all√° de estos detalles, la controversia tendr√≠a sentido si existieran las condiciones para cambiar realmente las cosas. Si los precios de la vivienda no fueran exorbitantes, y si el mercado laboral fuera m√°s pr√≥spero, din√°mico y con mayores garant√≠as para el trabajador y abierto a los j√≥venes. Objetivamente, a los 18 a√Īos es un poco complicado combinar el estudio (para aquellos que quieren ir a la universidad) y el trabajo, o incluso obtener un trabajo que sea bastante estable y lo suficientemente rentable como para poder mantenerse solo.
En resumen, el gran problema del bebé parece ser cada vez más preocupante y complejo.
Y tu que piensas ¬ŅTambi√©n te sientes un poco como los beb√©s grandes? ¬ŅO es simplemente una definici√≥n injusta?

Vídeo: Lettera B (bamboccioni) - Maurizio Battista - Faccio tutto da solo (dalla A alla L)

ÔĽŅ
Men√ļ