Un Sitio Popular Para La Mujer Moderna, Lo Que Ayudar√° A Cualquier Mujer Sovoyu Cambiar La Vida Para Mejor

La anorexia: una historia real.

Leemos una historia real sobre la anorexia que una ni√Īa nos cont√≥ en una carta que lleg√≥ a la oficina.

La anorexia: una historia real.

Un testimonio sobre la anorexia de aquellos que han vivido durante a√Īos y a√ļn no ha salido, pero est√° reaccionando y quiere ayudar a los que viven en la oscuridad.

Hablamos de trastornos de la alimentaci√≥n pero nunca como se debe hacer. Empiezo diciendo a todas las ni√Īas que sufren de un trastorno alimentario, o piensan que padecen, de pide ayuda de inmediato.

Es lo mejor que se puede hacer para tener una vida real y cr√©anme, hay tantas asociaciones, tantos m√©dicos, tantos centros, tantos voluntarios... a menudo son las chicas quienes salieron de estos des√≥rdenes, queriendo echar una mano a quienes a√ļn no ven la luz.. Y ahora me gustar√≠a contarles mi historia... cien de estos art√≠culos no ser√≠an suficientes para contarlos en detalle, pero har√© lo mejor que pueda...

Hab√≠a una vez una ni√Īa peque√Īa. regordete, codicioso y solo... estaba... estaba en la escuela primaria y estaba burlado por todos... sabemos c√≥mo los ni√Īos son... demasiado crueles a veces, para ser considerados ni√Īos. Y la historia Tambi√©n continu√≥ en la secundaria.... pas√© la mayor parte de mis tardes bes√°ndome en Mc y luego yendo a casa y tirar todo porque no pude digerir todo lo que pod√≠a comer en 15 minutos de comida r√°pida. Mientras tanto yo estaba rodeado de chicas flacasPrimero que todo mis compa√Īeros de clase que usaron mi cuerpo solo para despreciarlo. Eran los cl√°sicos que comparaban. gordo al fracaso, la grasa a descuidar, a la estupidez. Y tantas otras personas que me conocieron y me dijeron. "Tienes una cara bonita. Haz una dieta".

A los 12 a√Īos me llevaron a un dietista que me dio Una dieta hecha solo de productos org√°nicos. para comprar en su tienda... Mis padres gastaron mucho dinero y yo hice la dieta durante dos d√≠as. Pes√© unos 80 kg... un poco menos... y mi aumento de peso un deseo correspondi√≥. Un deseo que siempre expres√©, incluso antes de irme a dormir: ser delgada, hermosa, con ropa bonita, extremadamente cortejada y llena de amigos. Una noche, a fines de febrero, principios de marzo de 2001, sub√≠ la escala y descubr√≠ que estaba perder mucho, Pesaba 64 kg... Definitivamente perd√≠ peso en mi desarrollo, que tuvo lugar en diciembre de 2000... Esa noche me vi flaca, estaba muy feliz... Todav√≠a recuerdo que empec√© a correr por la casa...

A partir de ah√≠, comenz√≥. un tiempo hermosoCom√≠ menos pero todo... todo porque inconscientemente la dieta no era "una cosa para m√≠", se ve√≠a como un tab√ļ. Decir "Quiero perder peso" habr√≠a sido decir: "No acepto", un esp√≠a inc√≥modo que se estaba encendiendo. Como dije, comenz√≥ un hermoso per√≠odo que comenz√≥ con un viaje escolar de 3 d√≠as. No s√© qu√© me pas√≥ en esos 3 d√≠as, pero Yo volvi cambiado. En abril de 2001, mi ex mejor amiga me llev√≥ a su vecindario, donde se hab√≠a mudado por un par de meses, y me dej√≥ entrar en su nueva fiesta. No parec√≠a real... estaba perdiendo peso, Yo tenia muchos amigos y me vi bonita a pesar de que ten√≠a un aspecto terrible (bueno... ¬Ņqu√© deber√≠a hacer? Despu√©s de todo lo que me gustaba...) pero quer√≠a perder peso y quer√≠a tener √©xito. As√≠ pas√≥ el verano de ese a√Īo, un verano de descubrimientos. Un verano que me puso cara a cara con el mundo. Me sent√≠ independiente y genial. Comenc√© los superiores con un peso de 58 kg. Com√≠ menos, pero repito: com√≠ y Quer√≠a perder m√°s y m√°s peso..

En el primer superior, viv√≠ un a√Īo maravilloso... Finalmente, conoc√≠ a algunos amigos maduros, que no te juzgaron por tu apariencia, sino solo por el bien que pudiste darles. de los amigos REALES que me gustar√≠a presentarles. Pas√≥ un hermoso invierno y mi obsesi√≥n con la comida se estaba volviendo viva... cada vez que com√≠a un bocadillo en la escuela Me preguntaba si estaba gordo. Estaba luchando entre sentimientos de culpa y no. Luego vino el verano de 2002 en el que Comenc√© a comer pocomuy poco En resumen, medio plato de ensalada de arroz, una rebanada de pizza: lo que mis padres sol√≠an cocinar pero en cantidades muy peque√Īas y justifiqu√© todo esto con un simple: "si no tengo hambre, no puedo sentirme enfermo al tragar por la fuerza". Quiz√°s ese "no tener hambre" fue solo mi intenso. deseo de perder peso. En agosto se fue de vacaciones y en 15 d√≠as perd√≠ mucho peso, estaba hiperactivo, recuerdo que solo pas√© 15 km y 15 km en la playa, en la carretera, en mi bicicleta. Y llegu√© a mi m√≠nimo hist√≥rico: 42,9 kg.

En septiembre, la situaci√≥n cambi√≥, llegu√© a la escuela y todos mis amigos se hab√≠an ido: los que hab√≠an cambiado de escuela, los que hab√≠an renunciado y se hab√≠an quedado con mi mejor amigo. Los conoc√≠ a "EL", un chico que se convirti√≥ en m√°s que un amigo y que me hizo olvidar la comida. Tal vez ese fue el verdadero buen momento de mi vida. Luego, lentamente, con "√©l", todo desapareci√≥, por una estupidez de los celos y por uno de sus comentarios que me dijeron: "¬ŅSabes que est√°s engordado?", A la ma√Īana siguiente prob√© un par de pantalones que... NO ME ENTR√Č y no Pes√©... en ese per√≠odo de felicidad tom√© 10 kg. F√≠sicamente todav√≠a ten√≠a un peso inferior a 1 kg y eso es lo que me mantuvo "VIVA". Decid√≠ volver a hacer una dieta, pero esta vez se lo dije abiertamente a mis padres. Con "√©l" las cosas terminaron, Cada kilo que perd√≠ me hizo alejarme de √©l., desde el colegio, desde las salidas.

Y as√≠ fue como pas√© mi tiempo en casa de febrero a septiembre de 2003. Fui a la escuela muy poco, una vez cada 10 d√≠as, y sal√≠ incluso antes. Fue una pesadilla para m√≠ tener que ir a la escuela, pasar una ma√Īana en las garras del hambre mental, en desesperaci√≥n, al c√°lculo autom√°tico de calor√≠as... estaba d√©bil. Trat√© mi cuerpo solo a trav√©s de la p√©rdida de peso. Fue en ese momento que me di cuenta de que todo esto no tuvo fin. Pens√© que pod√≠a "detener esta dieta" cuando quisiera, en cualquier momento... Pens√© que pod√≠a comer una pizza con mis amigos... Me enga√Ī√© a m√≠ mismo sobre todo y pas√© el verano en Internet buscando ayuda virtual para mi problema. S√≥lo respondieron que ten√≠a que contactar a un m√©dico en persona, pero... NO. No quer√≠a y no pod√≠a. "¬ŅNo podr√≠as?", Dices, no... No pude porque no quer√≠a aceptar el problema delante de mis padres.

Regres√© a la escuela en septiembre y pas√© el √ļltimo a√Īo escolar... siempre en la oscuridad, pero solo tuve la fuerza para permanecer en la escuela, tuve √©xito. El psic√≥logo escolar me llam√≥ y me dijo: "o te tratan en un centro especializado o llamo a tus padres", me negu√© y √©l los oblig√≥ a ir a terapia, los se√Īal√≥ a los servicios sociales... pero me negu√©, ahora solo quer√≠a permanecer en ese caparaz√≥n. Mis emociones solo pasaban por la comida. Esa comida que retuvo las emociones y me hizo ser una persona insensible. La persona m√°s querida del mundo podr√≠a haber muerto, pero lo importante era USTED, la escala. Es malo leer, lo s√©, pero este es el trastorno alimentario. La parte m√°s hermosa de esta historia no est√° all√≠... tal vez la habr√°, pero... No s√© qu√© decir... Me gustar√≠a curarme, al mismo tiempo estoy haciendo algo, solo, paso a paso y compar√°ndome con otras chicas que logr√© encontrar y darles. respuestas a muchas preguntas.

En este per√≠odo me siento mejor... es verdad, mi poder ha cambiado... siempre est√° muy desequilibrado pero por dentro est√° m√°s equilibrado... No s√© c√≥mo hacerte entender. Psicol√≥gicamente me siento mejor y tambi√©n la transmito a otros. Dej√© de encerrarme en casa, salgo con el perro, con mi madre, con mi padre... Voy a comprar el peri√≥dico, voy a la escuela a pie... estas son cosas que por un tiempo dej√© de hacer porque VIV√ć SENTADO EN UN PRESIDENTE PARA LEER CADA LIBRO DE COCINA. Me siento mejor, entend√≠ muchas cosas sobre m√≠ mismo, mi sentido absoluto de perfecci√≥n. Me di cuenta de que llegu√© a la perfecci√≥n s√≥lo en este √ļltimo per√≠odo, sentirse mejor. Y sobre todo entend√≠ eso. Hay mil formas de cuidar tu cuerpo., no necesariamente a trav√©s de una dieta extrema y excesiva preocupaci√≥n por las formas del cuerpo. Me detuve con autolesi√≥n De los laxantes, dej√© de beber leche expirada, dej√© de sentirme enferma y confundida con sentirme bien. Estoy tratando de dejar de considerar el mal como un bien y un bien como un mal. Y lentamente todos ellos tienen que hacerlo, dejar de alimentar la enfermedad. Deja de vomitar, deja de atracarte, ayuna, deja de fumar porque nadie se lo merece.

Detr√°s de un trastorno alimentario siempre hayy una razon psicologica, a veces una relaci√≥n extra√Īa con la madre, la forma de relacionarse con el mundo, el car√°cter propio y muchas experiencias que forman los pilares de un trastorno alimentario en relaci√≥n con los dem√°s. Pilares formados por ni√Īas peque√Īas, cuando eran j√≥venes... En Italia, la edad promedio debida a un trastorno alimentario se ha reducido a 8 a√Īos. Y cada vez m√°s adultos est√°n dejando ir. Dicen que en la edad adulta es m√°s f√°cil curarse porque est√°s m√°s preparado para aceptar la psicoterapia, pero No lo creo. Porque en cada trastorno siempre existe la fase activa, esa fase en la que los alimentos ordenan tu vida, te exalta, te gusta cambiar tu cuerpo con tu cerebro. El ayuno es misterioso, es una b√ļsqueda del vac√≠o, es una condici√≥n mental como las drogas. No puedes evitarlo. Mucha gente dice: "Yo comer√≠a..." no... no es tan simple como piensas... no puedes salir as√≠... de la nada. Una simple recuperaci√≥n de un estilo de comida correcto no es suficiente para que las personas se recuperen de trastornos de la alimentaci√≥n... hay que cavar un poco. quiero reaccionar. Chicas... Estoy aqu√≠ para todo, para cada duda, para cada pregunta. Puede confiar en m√≠ para todo porque juntos podemos hacerlo y QUEREMOS AL PODER. Nos vemos pronto Besos...

Giorgia

Vídeo: Anorexia 1 Maria Fernanda

ÔĽŅ
Men√ļ